lunes, 7 de julio de 2008

Sirenita certificada

Tenía dos opciones, quedarme en casa y lamentarme por mi suerte o salir a buscar con la misma cara una nueva. Decidí hacer lo segundo. Un fin de semana increíble, tomé un curso de submarinismo y desde ahora soy una sirenita certificada.


Sin embargo olvidé algunas consideraciones previas, aprendí a nadar en rio hace como 25 años y el agua, aunque le tengo respeto, no me da miedo. Claro que he pasado esos 25 años sobre la superficie, la natación se basa en flotar sin esfuerzo por la mayor cantidad de tiempo. Bajo este principio me resulto casi imposible hundirme…


Cuando conseguí tocar el fondo adecuado tropecé con el segundo inconveniente, mientras nadas acostumbras a respirar por la boca y botar el aire por la nariz, se podrán imaginar que echar el aire por la nariz atrapada dentro de las escafandras es bastante problemático. Tuve que pensar en cada respiración que daba para hacerlo correctamente.


A la hora de hacer ejercicios me fue peor, no tuve ningún inconveniente en sacarme el dosificador de aire para luego buscarlo, incluso hice unas bromas mentales cerrando los ojos y preguntándome “¿Dónde está el regulador? Aquí ta!” pude compartir aire con un compañero e incluso dar una vuelta en esas condiciones. Mis problemas fueron, en primer lugar la falta de señales para comunicar todos mis pensamientos, tenía tantas ganas de explicar detalles que las señales estudiadas me quedaron cortas y el segundo problema fue quitarme las gafas… no soy la única, lo se… pero me ocurre desde siempre y como antes no tenía problemas, no realicé acciones correctivas. Cuando no veo un sentido diferente a la vista deja de funcionar. Mientras entrenaba natación y mis gafas se empañaban extrañamente dejaba de escuchar… bajo el mar, quería dejar de respirar, entonces debía concentrarme en seguir respirando para cumplir una de las normas básicas del buceo “nunca, nunca dejes de respirar” así que me complicaba la vida pensado en botar el aire por la nariz, sacarme las escafandras y seguir respirando al mismo tiempo que flotaba… uff.., ese momento me agobié. Pero pasado el instante de pánico, cuando todo regresó a su lugar, pude volver a disfrutar de la experiencia.


Otra costumbre de nadar en la superficie que no me fue válida, fue el mantener el equilibrio con las manos, bajo el agua no sirve de nada.


A pesar de todos estos inconvenientes que pueden dejar la falsa idea de que fue una mala experiencia, para dejarlo claro, confieso que pase un fin de semana maravilloso, dejé toda la mala energía bajo el agua… también la buena… salí del mar totalmente renovada, como si fuera la protagonista de Cocoon.


Pero eso si, digan lo que digan, a pesar de la belleza del mar y sus paisajes maravillosos, para mi no hay nada como un rio conocido, donde las olas son y serán siempre constantes y paralelas.



11 Invisibles:

CecydeCecy dijo...

a mi me parece maravillosa tu experiencia, el agua ya sea de mar o rio es reconfortante para el cuerpo, ademas de una muy buena actividad fisica...
Biennn lilyth, me encanto.

besos preciosa

aminuscula dijo...

Jajaja, se nota que has disfrutado como una enana! Este es un gran ejemplo de cómo actuar cuando se tienen dos opciones, una de quedarse a lamentar la suerte de una misma y la otra, salir a disfrutar. Has demostrado que gana lo segundo, sin duda.

Maria Coca dijo...

Si es que el submarinismo no debe ser tan fácil como lo pintan... Pero la experiencia sin duda, debe ser increíble. Yo misma quisiera probar y ya te contaré!

Besosss

santiago dijo...

Yo también quiero aprender, o al menos intentarlo. Ya tengo a mi cangreja Sebastiana!

Anónimo dijo...

Esta vez no tengo una cita famosa para ésto....JAJAJA!....Primero. Me da mucho gusto de Q T sientas renovada como dices. Segundo, para eso son los fines de semana, para disfrutarlos, y aunque fue algo complicado y con algunos inconvenientes la pasastes fenomenal!, verdad?. Me gusta la natación pero la verdad no se si me gustaria el buceo, y aunque puede Q encuentres cosas maravillosas ahí abajo creo Q preferiria verlas en un video....jeje, si! me da algo de cosas simergirme por un buen tiempo , creo Q preferiria hacer Sky Dive...jeje.
Cuidate!

Fher.

utópico dijo...

Realmente me reí mucho rato… es que realmente parece que fue una experiencia extremadamente divertida… que te la pasaste bien, pese a lo agotador o preocupante que puede a ratos haber sido el no respirar como debías, o el saberte ahí dentro… en el mar… y supongo que es complicado para una sirena de río sudaca… acostumbrarse a las garras del mar mediterráneo… todo suena de maravillas. Realmente hacer esto está en la lista de cosas que hacer junto al paracaidismo… y otros deportes/actividades de alto riesgo.

Me alegra de sobremanera que hayas sabido dejar toda la pinche frustración en el océano… y que el agua te haya dejado completamente renovada. Me siento muy contento!!

Seguí llenándonos de esas olas maravillosas que pueblan los océanos de tus palabras… Más ahora que eres sirenita certificada… jejeje… =)

Besos!!

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Y yo que le tengo terror al agua, tanto que hasta ahora no sé nadar.

Bueno Sirenita certificada, te mando un abrazote.

Lilyth dijo...

Ce, es cierto, fue una experiencia increíble, menos mal que mi vida no es muy pacífica y tengo un relativo estado atlético porque de otro modo tendría agujetas hasta el día de hoy jajajajaja. Besitos!!

a, pues si, he debido recordar mi vida en el útero porque no me quería salir jajajaaj es que la opción de quedarme en casa y seguir sufriendo me parecía bastante aburrida y decidí postergarlo... para la semana... jajajajajaajaja

Maria, no dudes en probarlo, de todos modos te hacen como un bautizo para una primera inmersión y si no te gusta pues ya no haces el curso.

Lilyth dijo...

Santiago, jajajajajaaj saludos a tu cangreja entonces jajajajajaja


Fher, de rato en rato tenía ganas de sacarme el regulador de la boca y decir “Luke, I´m your father” jajajajaja para que veas que tenía muy buen humor durante la inmersión. Tal vez probando, no? Quien sabe llegas a ser un super fan jajajaja Besitos!

Utópico, si pues las sirenas del río sudaca somos otro estilo jajajajaja a nosotras nos gusta dejarnos arrastrar por las olas conociendo punto de partida y punto de llegada, que el agüita dulce y el sol nos vuelvan color miel sin quemaduras de segundo grado jajajajaj pero no puedo con el mar, simplemente no puedo con las olas, me trago litros y litros de agua salada y eso que el mediterráneo es tranquilo, el pacífico me saca la mugre jajajajaa
El paracaidismo lo tendré que probar, no se si en estos tiempos austeros pero lo haré, claro que estoy segura de que a dos metros de haber saltado del avión empezaré a gritar mis frases típicas, las que grito en las montañas rusas y esas cosas “señor, me quiero bajar, señor” jajajajaj saludos terrícola! Jajajaja (te acuerdas de Marvin?)

Vania, te respondo en el grupo de los chicos jajajaaja ¿Cómo que no sabes nadar? No no no, eso hay que solucionarlo ahora!! Ajjajajaa che, donde te pierdes?? Se te extraña.

ERICK dijo...

Increible..

Imaginar en bucear en un mar de verdad es una idea que me llena de adrenalina.

Algún día buscaré mi ISO en el mar

Te felicito por el aprendizaje y por tan mojada aventura.

Lilyth dijo...

Erick es una experiencia inolvidable, no solo por estar en un ambiente que no es el tuyo porque te sientes que tu cuerpo te es ajeno. Las cosas que se ven bajo el agua son todas sacadas de peliculas de ciencia ficción jajajjaja es que haber crecido sin mar me ha hecho ignorante en el reconocimiento de especies marinas jajaja

Altamente recomendable!!
Gracias por pasar. Saluditos