lunes, 30 de marzo de 2009

Zoociedad (des)encantada II

El amor como trampa machista ha tenido muchas caras desde su creación, debo insistir en el hecho de que el sentimiento no fue creado ni inventado por la sociedad, hablo de las características de las que se le fue dotando a través de los tiempos para delimitar el comportamiento femenino, como modelos de conducta, donde se exalta las supuestas virtudes y cualidades femeninas (porque nunca se espera que el hombre ame de esta manera) que desembocan al mismo fin; que las mujeres se mantengan bajo la autoridad masculina. El amor ha funcionado como el zapato de la cenicienta, las mujeres debemos esforzarnos por poder calzarnos dentro de él.

Para mantener esta situación de control es necesario que un lado quiera y pueda mientras el otro ponga poca resistencia, ¿Cómo se consigue semejante trato desigual? al ser la mujer quien da la vida, segura en su totalidad que la criatura es suya se estima a si misma como base fundamental de la familia. Dando paso a la fabricación del modelo mujer-madre que converge en el estado femenino “natural” de soberana doméstica.

Cargada de idealismo y romanticismo, la noble función se asocia a un aspecto místico. Una buena madre debe por lo menos ser santa, como la Virgen María que dedica la vida a su hijo. La obediencia, el respeto, la abnegación y el sacrificio se convirtieron en virtudes obligatorias. La figura romántica de una perfecta inocente, rodeada del amor de sus congéneres por ser la mujer ideal. Nunca se estima o por lo menos se espera que un padre sea un santo de la devoción de nadie.

El miedo es un sentimiento natural y necesario, lo sentimos como individuos y como sociedades, cuando un cambio importante está en puertas, surge la necesidad de defenderse de él de intentar paralizarlo.

Ocurre que, al llegar la segunda guerra mundial, los hombres fueron llamados a filas y enviados al frente. Fueron entonces las mujeres la base familiar, económica, industrial e incluso administrativa que mantuvo el sistema funcionando mientras los hombres jugaban a los soldaditos. Las mujeres dejaron claro que eran tan eficientes como los hombres, éstos, al regresar a casa quisieron que todo regrese a la normalidad, alegando que las nuevas libertades femeninas ponían en peligro el núcleo familiar.

¿Cómo conseguir que mujeres independientes y libres den un paso atrás por propia voluntad? Nos encontramos entonces con la creación de un gigante que nos aprisiona hasta ahora; los medios de comunicación, que propusieron un nuevo modelo de mujer, la “empresaria a cargo de las labores del hogar”, para resumir a esta nueva mujer recordemos a “Embrujada” me parece por demás cínico haber utilizado a una bruja, que tiene todo el poder, pero renuncia a él para hacerse cargo de su adorable pero mediocre marido, ni siquiera se tomaron la molestia de disfrazar un poco la realidad.

El tiempo libre que otorgaban la tecnología emergente que se hacia cargo de las labores mas engorrosas, fue mal utilizado en manualidades, consumo de infraliteratura, televisión y terminaron por producir soledad, cuadros depresivos y cuadros médicos que fueron calificados de "típicamente femeninos".

Si bien, desde entonces hasta ahora se ha avanzado bastante en algunas latitudes del planeta, los medios de comunicación siguen haciendo estragos en la población femenina, alejándolas de objetivos más importantes como la realización personal o la búsqueda de respuestas simples ¿Quiénes somos las mujeres? ¿Qué queremos? ¿Hacia donde vamos?

Vivimos en una época en la que la imagen personal es todo, mujeres de metro ochenta que intentan entrar en una talla 34, no tienen acaso el mismo fin ¿agradar y ser digna de un hombre? obsesión por la eterna juventud para evitar el momento en que el adorado tormento nos cambie por la universitaria de turno.

¿No estamos acaso perdidas? Mucho se ha avanzado, queda camino por recorrer, queda aun la responsabilidad de igualar los derechos femeninos a lo largo y ancho del planeta, pero sobre todo queda pendiente que nosotras pongamos sobre la mesa que esperamos de nosotras mismas, ¿la profesión a costo de una vida familiar nula? ¿Una vida de doble jornada laboral, una en el trabajo y otra en casa? ¿Qué buscamos? ¿Cuál es el ideal femenino que queremos alcanzar?

Puede sonar un tanto filosófico, pero en esta nueva era de transformación, necesitamos ser partícipes y protagonistas del cambio, mucho más que antes, es el momento de empapar a todas las mujeres de la nueva ola que nos esta esperando, para que la sociedad, tanto hombres como mujeres alcancemos nuestro máximo histórico en bienestar. Porque una mujer completa y libre con un hombre que lo comprenda y admita lograran alcanzar el amor motor de vida y ya no ese de cuento de hadas del que, sinceramente, estamos todas cansadas.



10 Invisibles:

Javiera dijo...

estoy tan deacuerdo con lo que expones en tu escrito, en especial en la idea del amor como trampa machista que ata a seguir las normas patriacales.. y busca que las mujeres nos limitemos a seguir un rol de mujer amarrada a los vinculos de las labores hogareñas...

Marysol dijo...

Muy de acuerdo contigo, querida Lilyth, y me detengo especialmente en esta frase: "para que la sociedad, tanto hombres como mujeres alcancemos nuestro máximo histórico en bienestar". Debemos seguir esforzándonos por conseguir El equilibrio,un correcto balance, que se traduce en el concepto de equidad. Que cada cual (hombres y mujeres) esté en su medio, se desarrolle en su medio y tenga iguales oportunidades e iguales deberes desde todos los puntos de vista.
Un abrazo, amiga querida, gracias por estar siempre cerca.

Cecy dijo...

Muy buen texto, estoy en total acuerdo contigo.

Besos.

arena dijo...

Cre que falta una eternidad para alcanzar ese equilibrio, se me ocurre pensar en las mujeres que no estan en occidente, si para nosotras es dificil para ellas es una utopía, en cualquier caso tu texto es sumamente interesante para hacernos reflexionar, un beso enorme mi querida navegante!..

Vania B. dijo...

La igualdad de derechos es tarea de cada una de nosotras en el día a día, no dejándonos meter en el molde, queriéndonos tal cual nos ha hecho la naturaleza (con rollitos, marcas y arrugas de la edad, 1.60 con 60 kgs,y un largo etcétera).

Como siempre, parafraseando a las Mujeres Creando:

"No quiero ser la mujer de tu vida, quiero ser la mujer de MI vida".

Saludos!

utópico dijo...

tambien es responsabilidad de los hombres el asumir y dividir actividades que busquen la igualdad.

Muchos hombres piensan qeu es bueno que las mujeres trabajen, pero del mismo modo, se niegan a tomar el 50% de las actividades domesticas, cocinar, salirse del trabajo cuando los hijos se enferman, limpiar la casa, etc, etc, etc. No se puede lograr nada, si es que los hombres no se suben al vagon de la igualdad.


Excelente post.

besos!!

Fher dijo...

Aver...tenemos muchas diferencias de pensar entre hombres y mujeres,pero al final somos de la misma naturaleza, ambos queremos lo que queremos.
Aprendi a comprender mejor tres palabras y el sentido de éstas mientras leia una novela que me la recomendaron,y de seguro ya la conoces, y si no, te la recomiendo: "El Crepúsculo" de Stephenie Meyer.

-Tolerancia.
-Comprensión.
-Respeto.
(muy aparte de lo que sea el AMOR, aunque en el tema es algo subjetivo)
creo que el significado de las tres palabras practicadas en "ambos lados" es lo que nos llevaria al máximo de bienestar como dices, no dudo de nuestras capacidades (OJO, digo nuestras, por que creo que tenemos las mismas)solo que deberiamos de asimilar bien las tres palabras.
En la Novela o a lo mejor en otras similares (cuentos de hada,como la"Bella y la Bestia"), la bestia es personificada por un varón, y pese a su bestialidad, pues...podemos cambiar gracias a "USTEDES". Solo como un favor...si decides leer el libro, no veas la película, creo que nada mejor que la própia imaginación para recrear a tu clase de bestia (vampiro),no lo crees?
Cuidate !!
Besos y abarazos.
P.D. Ah! ves, no es malo mantener el suspenso entre tus lectores.

··· Chun.Lii dijo...

hoy en día debemos hacer que ese cuento de hadas del cual ya muchas estamos ARTAS!, sea adecuado a nuestra realidad, ya no esperar a que venga el principe con nuestro zapatito de cristal q perdimos al salir corriendo de un baile...
es complicado eso, muchas yo creo que piensan q es imposible, pero no, asi como la mujer ha podido alcanzar tantas metas, como ha podido salir adelante sola ¿porque no alcanzar un ideal menos machista y mas equitativo para todos?
me encanto este post, está exelente = )

Radamanth dijo...

Pues lo que te decia que la principal carcel esta dentro de nosotras, o de algunas mujeres porque me niego a incluirme, eso si que a veces pienso que nos hemos complicado la vida a mares, eso es un hecho, pero yo no renunciare a mi trabajo y a mi libertad fuera del hogar, y dentro poco a poco voy imponiendo la ley marcial, ahora como mujeres el cambio lo tenemos en nuestras manos, educando de igual forma a chicas y chicos, solo asi, nuestros futiribles hombres del mañana respetaran mas a su mujer y entenderan que la casa es un sitio de recreo y trabajo para dos.. en cuanto a lo del amor prefiero no opinar...

Maria Coca dijo...

Lo más importante es crear una sociedad en la que el hecho de ser mujer no resulte un agravante.

Interesante exposición, amiga.