viernes, 9 de mayo de 2008

Los viajes y las muelas

Existe una relación importante y poco estudiada en nuestro medio, aquella que corresponde a los viajes y las muelas. Esta investigación podría obtener como resultado mejoras en el comportamiento, en la oferta de servicios e incluso llegar a extremos místicos como la búsqueda de un nuevo santo.


Partiendo de la teoría causa y efecto, podemos observar que como consecuencia de la proximidad de un viaje, el boliviano promedio visita al dentista (además comprará un lote nuevo de ropa interior, pero este tema será desarrollado en investigaciones posteriores).

El razonamiento que determina el diagnóstico, sigue un patrón poco científico pero frecuente en el uso, tanto para dentistas como para pacientes: “A menos de 500 km, solo se necesita una limpieza, entre 500 y 2000 km tratamiento de caries y si se trata de viajes mayores, un tratamiento completo”


El factor de control puede variar de distancia a tiempo, si el viaje a realizar, medido en kilómetros es relativamente corto, la duración en tiempo será determinante. Se realiza entonces una analogía similar al caso de las distancias: Por viajes al rededor de medio año, una limpieza y tratamiento de caries. Mientras que para mayores ausencias se habla de cambio de amalgamas e incluso los temidos tratamientos de conducto.


Los motivos que conducen a este comportamiento son variados, el 51% de la población asegura que se debe a un desconocimiento del costo que puede significar visitar un especialista en otras localidades; el 29% alude a la falta de confiabilidad. Sin embargo el restante 14% confiesa motivos más simples como el pudor de abrir la boca frente a desconocidos. Y por último un 4% que no sabe no contesta.


Un agravante que complica una situación que se muestra simple, es el hecho de que los bolivianos que recurren a estos servicios bajo las circunstancias descritas, visitan a su dentista amigo a último momento.


Como consecuencia el cronograma de actividades es por demás apretado, dedican una mañana a abrir 32 piezas dentales, que serán selladas por la tarde y si es necesario un turno para las extracciones o “varios”.


Alejados ya de toda supervisión, surgen las complicaciones, inflamaciones severas, sensibilidad dental e incluso pedazos de muela que salen a la superficie tiempo después. Como consecuencia muchos pacientes buscan en diferentes medios, cual es el santo que deben invocar para las curaciones milagrosas.


Como conclusión de esta investigación se puede decir que, no hay soluciones simples o rápidas en el tratamiento dental, por esto se sugiere a los habitantes del territorio boliviano tomar las precauciones necesarias en caso de viajes; a los médicos dentales se les aconseja contar con atenciones especiales en horario o un tratamiento en cadena que pueda apresurar las curaciones.


Y por último, se mantiene a manera de interrogante una cuestión que no pudo ser diseccionada durante el desarrollo de este trabajo, para ser analizada en investigaciones posteriores:

¿Cuál es el santo al que se debe recurrir para las curaciones milagrosas y sin intervención médica?


NOTA:
Ningún dentista resultó herido durante la presente investigación, algunas muelas se mantienen en estado crítico, mientras que las encías fueron dadas de baja la quinta semana del mes en curso.

9 Invisibles:

maywarner dijo...

Yo no visito el dentista cada vez que voy a viajar, pero sí es cierto que me duelen las muelas antes de ir y cuando vuelvo pido cita. Siempre me he preguntado por qué.

Carmen dijo...

"Santa Cachucha, porque M.... no fui al dentista antes de viajar a esta M... de pais ... BUAAAA" (zapateando pero , es la clave del exito)

Carmen dijo...

Te interessaria un MEME????? si, si anda di que si.

CecydeCecy dijo...

Lilith, llegamos al CIENNNNNNNNNNN
muchas pero muchas felicitaciones, pero me venis con el dentista de regalo, (le tengo TERRORRRRR), pero bueno como es lindo mi odontologo me la aguanto, jaja
Besos, muy bueno los 100

Lilyth dijo...

Mywarner, este fue un cuento que escribí una noche en la que tenía que presentar un trabajo para la universidad, veras que no estaba muy conectada esa noche con los temas comerciales jajajaa eso si, esta basado en hechos reales jajajaja
¿no hay manera de que vuelvas a postear? ;)

Carmen, suele pasar, o mismo me pregunté este ultimo viaje jajajaja
Welcome back!!
Si, me interesa, te deje un mensaje en tu blog explicándote las condiciones jajajaa
Lo respondo en breve.

Cecy, lo prometido es deuda… ahora cuelgo mi apoyo total.
Muchas gracias, en serio, sin quienes pasan por aquí y dejan sus letras no tendría el mismo gusto
¿Tu dentista es bello? QUE ENVIDIA!!! jajajaaj

utópico dijo...

Este post me gusto mucho, principalmente por la narración. Me gusta el hecho de que uses ese tono, tan particular de investigaciones científicas. Como si realmente se hubiesen tomado las estadísticas. Es un acercamiento muy diferente a los cuentos, y puede tener interesantes resultados en la ficción, en especial si tomas en cuenta que se les puede hasta quitar autoridad a los estudios científicos, puesto que el lenguaje tiene mucho que ver con los niveles de jerarquía que se le dan a ciertas disciplinas.
Pasando al tema de las muelas… pues yo también olvide visitar mi dentista en cocha, una verdadera lastima, porque aquí cuesta un ojo de la cara arreglar un diente, incluso si tienes seguro… yo deje de mascar chicle justo por cuestiones de los dientes…

Recuerdo también que cuando era chico, entre los doce y los trece años, yo quería ser dentista. ¿puedes creerlo? Oh My GOD! Jajajaja la verdad… no me puedo ver ahora como dentista… no se… creo que mi personalidad chocaría mucho con la profesión. Quizás podría ser medico… pero sólo por que, como el Che, podría siempre encontrar trabajo en cualquier lugar. Creo que quería ser médico, porque me gustaba mi dentista, una mina de unos 25 años más buena que ninguna. Me gustaba mucho, y me arreglaba más para ir a verla que para el colegio… hasta me bañaba… jajaja…

Luego en la universidad tuve una chica de Odonto en San Simón, que igual estaba súper buena, lo único malo era ese olor a dentista, que ya para mis 19 no tenía nada de romántico, ni sexy, mucho menos seductor… (como cuando era chiquillo, me gustaba como olía mi dentista… que locura!) La mina quería examinar mi boca cada vez… ella era mayor que yo, y estaba en 4to año, mientras que yo estaba en segundo. Eventualmente terminamos… no le gustaba que vaya a marchar y a pelearme con los policías… peleábamos mucho… en fin. Supongo que no estoy hecho para las dentistas… creo que ya me salí mucho del tema. Espero encontrar un día al santo…

No se si alguien me lo dijo, o lo leí en algún lugar, pero resulta que ya existe una vacuna contra las caries, pero estaría locos para ponerla en el mercado. Sino, una de las profesiones más lucrativas… desaparecería… no se si sea cierto, pero en este mundo… todo se puede esperar… besos!!

Lilyth dijo...

Pensaba precisamente en eso al escribir el cuento, las palabras que utilizas pueden darle una “categoría” al escrito, y lastimosamente en este mundo tienen mas peso aquellos que tienen números y estructuras matemáticas que tratan de demostrar que a la gente le gusta más el helado de vainilla o a la gente no le gusta más el helado de vainilla (hipótesis, verdad? Ajajaaj)
Sucede que antes de venirme, exactamente dos días antes de venirme, recordé mi visita anual al dentista, él muy amablemente me atendió y luego de dos o tres curaciones (puedo farsantear una dentadura muy sana jajaajja) me dijo que las muelas del juicio estaban pensando salir ;) y que como me iba era mejor sacarlas porque no tengo espacio para nuevas inquilinas, acepté y se puso manos a la obra. En contra de todo pronóstico tardo 3 horas en la extracción y entre el forcejeo no planificado se rompió la muela y fue todo un cacao. Meses mas tarde (porque yo me vine mas fresca que una lechuga) salió un pedacito de muela que había quedado en mi encía y yo toda escandalizada creo que busque el apoyo gubernamental y todo… para que meses todavía después aparezca otro pedazo, A mi me parece increíble que no haya tenido inflamaciones ni nada y e cure solita como macha que soy jajajajaj En fin esa es la historia que me llevo a escribir el cuento, sumando a la noche de insomnio en la que debía un trabajo a la universidad… bueno, el resto es lo que ves.
Te acordás de una película trucha que era algo así como “la casita del terror” (súper ochentena por cierto) el malo era un dentista y entre los recuerdos que tenía, había una canción de su madre que le decia “hijo, hazte dentista aprovecha tu brutalidad, hijo hasta dentista” jajajaja a los dentistas no les debe causar tanta gracia como a mi.

José Manuel dijo...

Veo que has aprovechado el 100 para hacer humor... ;-)
Creo que es San Colutorio
Cien besos visibles.
Arovechando que tengo que viajar a Barcelona y voy a pedir cita al dentista...

Lilyth dijo...

jajajjaja le voy a poner unas velitas a ese santo jajajajaa
a ver si tanto anunciar por fin llegas, no? Besos!!!!