miércoles, 7 de octubre de 2009

Somos seres contradictorios, esta “cualidad” viene expresada en los cimientos mismos de las relaciones sociales, no existe una sola palabra que por definición no tenga su contraria, y paradójicamente, nos ayuda a entender. Lleno, es el contrario de vacío.

En el momento en que construimos un sistema capaz de mejorar la vida de muchos seres humanos, una mano invisible nos empuja a utilizarlo en beneficio de unos cuantos, destruyendo las esperanzas; construimos el Partenón para poder bombardearlo siglos mas tarde.

Así, mientras una parte lucha por la libertad eterna, la otra insiste en ser el esclavo de alguien o de algo que nos detalle lo que debemos hacer renunciando a la responsabilidad de tomar decisiones… Somos un error de cálculo, o un maravilloso y complejo mecanismo que nos empuja en direcciones contrarias al mismo tiempo.

Necesitamos de la revolución continua pero no constante, porque tanto pelear con nosotros mismos nos agota, nos complica la existencia, tener que enfrentarnos al espejo y decir en voz alta que nuestros deseos han cambiado de la noche a la mañana.

Antes de la tendencia al libre albedrío, una de las mayores virtudes de un ser humano era la consecuencia, luchaban entonces por mantener sus ideales dentro de la misma línea, o por lo menos, luchaban por no ser descubiertos soñando con el socialismo bajo la bandera a rayas.

Pero hoy que somos víctimas de nuestros propios deseos vamos como veletas sin rumbo, desorientados, pidiendo a gritos que alguien nos rescate de nuestros propios sueños. Pobres criaturas que aman los contrarios, seres de colores sometidos bajo tonalidades grises que tal como dictan una cosa, exigen se cumpla el contrario.

Vivimos dando tumbos en la eterna búsqueda del equilibrio, del que también nos aburrimos y solemos descolocar tan solo para sentirnos vivos…

Somos nuestro peor verdugo, que mata mientras alimenta, que enseña a base de contrarios, que limita tan solo para comprender la grandeza…

8 Invisibles:

Alejandro González Romero dijo...

Señorita: Primero me disculpo por mi ausencia. Y ahora paso a decirle nuevamente - y sin cansancio de reptirlo tantas veces - no es solo que casi siempre le de al clavo, es además lo bien que lo dice ;)

supersalvajuan dijo...

El equilibrio es imposible.

Fher dijo...

NIÑA! haz estado en compañia de libros sobre la teoria del caos...?
Salu2

Stanley Kowalski dijo...

Y cuánta razón tenés, querida amiga. También somos esclavos de nuestros propios desvaríos.

BESOTES HERMOSA.

··· Chun.Lii dijo...

si la vida fuese equilibrada, sería una monotonía y ujna rutina insoportable... se acabaría lo malo, pero a su vez, lo bello y emocionante de ser huamano.

Saludos!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que conste en acta señor juez, que eso somos contradictorios.... no lo he dicho yo... que después me llaman criticón... jajaja

Saludos y un besazo!

BUENAS NOTICIAS dijo...

Genial, Lilyth, dando con fuerza... Escritos como este son necesarios para que no olvidemos, para que abramos los ojos, para que seamos conscientes y recordemos parte de nuestra naturaleza. Por suerte, existe también otra parte...
Un beso enorme, preciosa.

bixen dijo...

Lo contrario de mujer invisible es hombre visible o mujer deslumbrante?
El antónimo de «agujero», es también «agujero».