domingo, 13 de abril de 2008

El mínimo esfuerzo

Parecería que la ley del mínimo esfuerzo condiciona la mayoría de las actividades, excepto aquellas que forman parte de las pasiones, en especial las bajas. La naturaleza es sabia y busca la manera de economizar energía para que la vida mantenga su curso… el ser humano como buen imitador utiliza también este argumento, lastimosamente con resultados nada comparables.


Desde niños nos aferramos con todas nuestras ansias y soñamos con ser magos, algunos no superan esta etapa y utilizan esta ley como si se tratara de una máxima de vida, viven un eterno invierno en el que deben ahorrar toda la energía posible para asegurarse de sobrevivir hasta la próxima primavera, que pareciera que nunca llega.


Te encuentras por primera vez con estas personas en la universidad, pasando exámenes con la nota mínima, leyendo dos o tres veces los documentos sin estudiarlos a fondo, pero crees que es la edad, que su cuerpo de adolescente tardío le obliga a dormir más horas de las establecidas, que utilizan toda su energía en el crecimiento de su cuerpo o que aún no han encontrado aquello que los apasione.


Pero creces y cambias de ambiente, tarde o temprano entras al mundo laboral y te topas con esta gente una y otra vez. Son los que dicen en repetidas ocasiones “Yo hago que trabajo y mi empresa hace que me paga”. Y podrías vivir sin toparte con ellos, sin organizar salidas de fin de semana entre coleguitas del trabajo… podrías olvidarlos mientras te relajas en tu cómodo sillón fuera de la oficina… podrías… si no fuera porque alguien debe cumplir las tareas que dejan de lado, alguien debe trabajar y no fingir que trabaja… y muchas veces ese alguien resultas ser tú. Te prometes que es la última vez, que la próxima denunciaras que las estadísticas eran parte de SU trabajo, que no estas a cargo de esa obra; pero no lo haces, te quedas callado aguantando la “reflexión” de tu jefe y a regañadientes cumples con el extra.


A veces aprendes y otras no, pero te defiendes de estos personajes bajo el método de la denuncia, del chisme o simplemente de girar la mirada hacia otro lado, tragando seco al escuchar el nombre de otra persona que tendrá que cumplir lo que no le corresponde. Y en la jungla oficinista pasas de cazador a presa de acuerdo a tu estado de ánimo y la necesidad de cumplir o no con tus valores morales.


Pero el caso más grave ocurre cuando tienes entre tus amistades una de estas joyitas, si se organiza una reunión, llegará con retraso para no tener que ayudar en nada y será el primero en irse bajo la excusa de un familiar enfermo. Si lo pescas en mal momento y divides las tareas con exactitud matemática, él redondea la división de tal manera que tiene menos deberes y el resto lo hace con tal desgana que tienes que rehacerlo.


Cuando protestas, no sabe de lo que estas hablando o saca en su defensa las dos o tres tareas que tuvo que hacer sin la ayuda de nadie el verano del 93 y cuando no le quedan más argumentos para paliar tu ira, saca entonces la carta comodín, el joker de su juego, te recuerda de manera disimulada los años de amistad, la relación con tu familia o -cayendo muy bajo- el favor gordo que te hizo durante la adolescencia.


Entonces retrocedes como animal herido y optas por la reflexión con la esperanza de que se haga cargo de su actitud… pero para tu sorpresa consigue el mejor plan de víctima y vos… vos estás cansada de su agresividad pasiva, estás harta de sus argumentos y no te interesa ser la victimaria, de todas maneras, esa semana seguramente dejaste tu traje de villana en la tintorería.




9 Invisibles:

aminuscula dijo...

Conozco unos pocos vampiritos de estos. Me gusta tenerlos lejos y olvidados. Por suerte llega un momento en la vida en que puedes permitirte disgustar a quien sea y ya no tragas.

Un beso

CecydeCecy dijo...

asi es, lo que cuentas en tu post, a veces por mas duro que sea, hay que ir alejando a esos vanpiros que hacen daño y no aportan mas que sacarte la energía, no es facil, pero tendremos que aprender a preservarnos un poquito, para que la vida sea mas placentera con nosotros y los seres que queremos y nos quieren.

besos

José Manuel dijo...

¡Qué bien conoces a mis cuñados...! :-)
Besos

Klau dijo...

..."Entonces retrocedes como animal herido y optas por la reflexión con la esperanza de que se haga cargo de su actitud… pero para tu sorpresa consigue el mejor plan de víctima y vos… vos estás cansada de su agresividad pasiva, estás harta de sus argumentos y no te interesa ser la victimaria, de todas maneras, esa semana seguramente dejaste tu traje de villana en la tintorería"....

ASI ES AMIGA.. DENTRO Y FUERA DEL MUNDO QUE PODAMOS CREARNOS PARA SOBREVIVIR.. ESTA ESA LEY DE LA SELVA DENTRO DE LA DEL MENOS ESFUERZO.. AQUI LA TRISTEZA Y EL DESGANO ES TAL QUE ANTE LOS DESCONOCIDOS EN EL METRO/SUBTE A VECES HASTA TE DA FOBIA LEVANTAR LA VISTE Y VER LAS CARAS CON MIRADAS PERDIDAS, VAYA A SABER CON CUANTAS PREOCUPACIONES !!! Y UNO CON LAS DE UNO... SIN EL TRAJE DE VILLANA LOGICAMENTE SE EXPONE, A TRABAJAR POR ESE QUE NO TIENE GANAS, A HACER EL CAFE PORQUE SINO SOS UNA CORTADA Y/O MALA COMPAÑERA, ENTRE OTRAS TANTAS SARTA DE PELOTUDECES...
A VECES, TAN SOLO A VECES... ME HA DADO "UN DIA DE FURIA"....

MIL BESOS ACUARIANAAAAAAAA
TE ADORO
KLAU
♥♥♥♥

Lilyth dijo...

aminúscula: en general creo que no tengo problemas para disgustar a la gente en el trabajo y sin pensarlo mucho digo lo que pienso denunciando a estos personajes, pero me resulta más difícil hablar si la relación que me une es personal, no se porque me cuesta sacar las palabras que tengo dentro.Me gusta mucho saber que pasas por aqui :P

CecydeCecy lo bueno es que también somos y tenemos dentro a la naturaleza y ella es sabia… como bien dices, nos preservamos para próximas generaciones jajajaj

Brad-nuel, es que tengo una bola mágica que me muestra el futuro ;)
¿como nos fue el finde? jijji

Klau, importante dejarse de macanas y utilizar el ciclo que no dañe nuestro traje de villana para tenerlo a mano siempre que se lo necesite para mantener a raya a esa gente. ;)
No permitas que la tristeza te invada ni las preocupaciones te absorban, cuando sientas que te superan me das un grito y yo voy a ayudarte con el peso, ok?

Besos para todos, no es que estén de oferta… es que hoy es un día de sol!!!

Klau dijo...

GRACIAS PRECIOSA ASI ES !!!!
BESOS A VOS EN RETRIBUCION
NO ESTAN DE OFERTA TE LOS REGALO !!!!

BESOS AMIGA
KLAU
♥♥♥♥

sofianitro dijo...

Achuuuuu, mucha salud para ti. A veces es fácil creer.

utópico dijo...

Lilyth,
Yo tengo gente de esta en mi familia, y es realmente una lata, en especial porque siempre que se hace algo llegan a las quinientas se sientan, comen, rien, y se van en cuanto alguien dice, ‘es hora de lavar los platos.’
En el trabajo, si que conozco de esos… es inevitable no tenerlos… siempre haciendo que hacer… afortunadamente, no he convivido mucho tiempo con gente así… quizás explotaría y mandaría al cuerno al individuo en cuestión, no soy muy buena persona cuando me salgo de mis casillas… alguien una vez me dijo que era tan inestable como el uranio… supongo que sólo cuando conozco gente como la descrita aquí, es que me pongo así….
Lo triste es que te echen en cara lo que hicieron hace mil años, y lo peor es que yo tengo malísima memoria, si hice algo hace un par de meses… no lo recuerdo… y me quedo callado. Pero tampoco he sido un santo, alguna vez, cuando me sacaron de las casillas… también le eche en cara algunas cosas a la persona X…. en fin…
Des-estresante este post.
Besos!!

Lilyth dijo...

Sofianitro, que literal, jajaja, pero gracias, ahora esperemos que incube unos días... gracias en serio.

Utópico, jajajaja altamente inestable entonces jajajajja te cuento que yo era así, pero mi súpermejoramigadetodalavida jajajaja me re-educó para bien, pero convivir con esta gente es un martirio, por eso mi traje de villana anda siempre sucio jajajaja