viernes, 6 de febrero de 2009

Anteojos

- Cuando me quito las gafas escucho menos… es un absurdo, pero al dejar de ver las cosas con la precisión que el lente de aumento me permite, me siento como aislada y voy perdiendo dos sentidos al mismo tiempo, me parece extraño sin embargo, que no pierda el tacto, de repente mis sensaciones se amplifican y cualquier roce consigue desencadenar una serie de estallidos que nunca percibo cuando las llevo puestas.

- Es que te gusta aislarte y buscas cualquier pretexto para conseguirlo, eso es todo.

Pero no era solamente eso, como casi siempre había adquirido una explicación sobre el asunto sin necesidad de comprobarla científicamente, pensaba que de todos los sentidos los mas importantes socialmente hablando eran la vista y el oído, todo lo que estos percibían eran tomados como ciertos sin más. Lo que podías ver no se ponía en tela de juicio, lo que podías escuchar no se trataba de verificar… la verdad era una premisa.

Sin embargo los otros sentidos estaban siendo de algún modo menospreciados, nunca tomarían en serio si alguien afirmase que minutos antes del hecho pudo oler cierto peligro en el ambiente, o el estremecimiento de su piel le había conducido a pensar que sería víctima de un atraco minutos después… ni que se diga de un sabor indescriptible que sin ser amargo le había anunciado una traición… no… a los otros sentidos no se los tomaba en serio del todo, de ahí partía su teoría, al perder calidad de visión perdía el contacto que tenía con el mundo, la manera en que le habían enseñado a relacionarse con él, perdía la piedra maestra del enlace, entonces desconectada de la realidad el oído no podía suplantar ese vacío y de alguna manera minimizaba su eficacia para incrementar la sensación de aislamiento a modo de alarma, para que el cuerpo sepa que estaba indefenso ante los embates del mundo.

Nunca compartía estas teorías, lanzaba frases al aire en busca de opiniones de amigos o familiares para sondear el tema, no le respondían nada importante, nada que pueda cambiarle las ideas. No era necesario complicarse la vida tratando de explicar una carencia social a través de algo tan simple y sin importancia como la relación personal de alguien que ha olvidado colocarse las gafas.


8 Invisibles:

cristal00k dijo...

Es difícil explicar lo inexplicable. Pero tú te acercas mucho mucho mucho. No me siento tan rara después de leerte.
Besos guapísima.

Duncan de Gross dijo...

Uff, pues yo sin gafas no voy a ninguna parte, me salió miopia con 16 añetes y desde entonces...

Vania B. dijo...

Yo tampoco escucho cuando estoy sin lentes!!!! en serio.

Un abrazote miope.

Cecy dijo...

Es cierto nena, yo siento que los sentidos de alguna manera estan conectados.

besos.

Soportándome dijo...

Pues yo sí que soy raro, con gafas y sin gafas de esas, me ha gusado leerte.

Fher dijo...

He estrenado mi nueva optometría leyendo tu POST, aumente tantito más (me estoy poniendo viejo, no?...jaja), eso me quiere decir que yo tampoco podre dejar de lado a los anteojos, siempre crei que mi vista era la mas importante y aguada de todos mis sentidos, porque todo lo que aprendia me etraba por la vista, como a otros les es el oido; es irónico que ahora tenga que cuidar más de ella, eso por recomendación del médico. Cuidalos tu también.
Besos y abrazos.

Lupita dijo...

Ay, si es que a veces dependemos tanto de un sentodo que olvidamos que tenemos muchos más recursos...

Marysol dijo...

También me identifico con tu reflexión, uso gafas desde muy joven y cuando me los quito, siento que me desconecto del mundo...Qué cosas, no?...
Besitos, querida amiga.