miércoles, 27 de febrero de 2008

Mujeres de cuentos de hadas

Aquellas mujeres que dudan de si, que no consiguen creer en su fortaleza interior, las que van a la sombra repitiendo cábalas, las que no escuchan su voz interior. Son las hijas de Dorothy, la niña de Kansas que dejó el hogar -y tal como ella- sus seguidoras se convencen a si mismas que sus logros son fruto, más de la casualidad que de sus propias aptitudes.

Son mujeres que se desconocen totalmente y con frecuencia se dejan habitar por sensaciones de tristeza y abandono. Si las ideas las invaden se repiten a si mismas que no son lo suficientemente inteligentes, si las lágrimas las inundan se las secan con prontitud pues están seguras que son demasiado melodramáticas… cuando el miedo las tiene presas y logran encontrar valor para hacer frente a la vida… jamás… jamás… aceptan que ha sido su fortaleza quien las he protegido y llevado hasta donde están.

Van en la búsqueda de un Mago que habita en Oz, lo imaginan poderoso como ninguno y anhelan que detenga su marcha y les indique la manera de regresar a casa. La vereda que lleva a su encuentro esta llena de señales, pero cierran los ojos ante la posibilidad de que el Mago sea solo un farsante, un hombre solitario que no se deja ver por nadie, un camaleón temeroso, lleno de planes inconclusos, de historias inverosímiles de viajes a Venus.

No puede ser de otra manera, al encontrar al Mago, éste les exige sacrificios extraordinarios para evitar que lleguen a conocerlo, les pide que maten a la bruja antes de buscarlo… ellas creen que no son suficiente, que su amor no puede cambiarlo, no puede tocarlo. Inician entonces viajes de autoexploración, terapias de grupo y regresan después de eliminar una parte suya, pero el Mago huye despavorido, él se sabe pequeño y sin poderes, ellas se sienten abandonadas.

Se quedan las hijas de Dorothy más vacías que antes, sin comprender el diálogo sin partes… y mientras construyen el recuerdo del Mago, sospechan de sus caretas, sospechan de su poder, de los lentes con que debían mirarlo, sospechan del color verde envidia de los cristales… la duda se siembra.

Aunque tarde, llega el día en que calzadas con los zapatitos de rubí, golpean tres veces los talones y algunas deciden regresar a Kansas, mientras otras prefieren antes encontrarse a si mismas y demostrarse de una vez por todas que tienen todo lo que se necesita para ser las soberanas de Oz.

10 Invisibles:

aminuscula dijo...

He añadido este artículo a mi lista de lecturas recomendadas. Este es el cuento que nos deberían contar de pequeñas, y no el de la bella y la bestia.

¿Has leído "mujeres que corren con los lobos"? Me lo has recordado con tu artículo.

Me encanta esto que haces con tu blog, por las mujeres invisibles.

Un beso

utópico dijo...

Primero, tengo que decirte, que estoy encantadisimo con tu cuento… y hasta estoy pensando hacer una cadena… y traducirlo al ingles… yo que por lo general… no hago cadenas, y sólo traduzco del ingles al español.

Que lindo realmente, coincido con aminuscula, deberian contarnos este tipo de cosas, de chicos… así creceríamos con menos “roles” impuestos y condicionados.

Ahora pasando a otros puntos… y disculpa de antemano, lo desordenado de mis pensamientos… pero anduve ocupadito hoy…

Si pudiera elegir de quien me enamorare, elegiría sin duda, una mujer que sepa demostrarse a si misma (no a mi… que soy lo de menos), que ella puede ser la soberana de Oz.

Entrando tangentemente en el mundo machista en que vivimos, hay muchos Magos… No solo los hombres, sino también muchas de las condicionantes sociales, existentes en un mundo patriarcal y jerárquico, moldeado y controlado por hombres. Es cierto… hay mujeres que tienen (afortunadamente) mucho poder factual, pero son las menos.

Muchos hombres, que no están dispuestos a mostrarse y a encontrarse a sí mismos, actúan como el Mago, pretenden hacer de Dorothy, alguien que los mire con admiración, que los busque, que no sea su cómplice sino su fan. Y eso no está bien. Al menos no desde mi perspectiva.

Es difícil encontrar, magos que renuncien a su ficción, y se lancen al camino con las Dorothys, que busquen proyectos, aunque distintos, compartidos. No es lo mismo, que uno comparta sus sueños, a que ella diga, ‘mira, yo tengo este proyecto’ y él ‘bien, pero no puedes hacerlo ahora, porque sabes que yo estoy en medio de tal cosa, y necesito que hagas esto, y te ocupes de aquello, y cuando terminemos esto, ya veremos, ya habrá tiempo’ … probablemente, él ni se molesto en ver el proyecto de ella, ni lo estudio… quien sabe era mejor que su proyecto… ¿no es cierto?

No se en que momento, el ‘Yo estoy en medio de tal cosa’, se convirtió en nosotros, y termino en ‘cuando TERMINEMOS’ (plural)… cuando en realidad, el proyecto es sólo de él, ella es apenas… apoyo logístico.

Conozco muchos casos, en los que hombres, simplemente miran al proyecto de su Dorothy, y dicen ‘mujeres….’ Creyendo que tal proyecto, es irrelevante… asumiendo que el suyo es el valido.

Nunca se buscan los puntos medios… nunca son tus proyectos, y los míos… pero compartidos.

Nunca son caminos paralelos… sino rutas de una sola vía.

Este ejemplo… es sólo eso, un ejemplo. No son solo los hombres los magos, existen miles de condicionantes. Que deben ser observadas, caso por caso, tanto en general como en particular.

Mientras habemos hombres de lata, espantapájaros, y leones cobardes… que aunque somos pocos… buscamos lo mismo… y no sabemos que hacer con nosotros mismos…
Y muchos pensamos, al menos yo, que nuestra condición de hojalata, nos ha condenado a la soledad… pero bueno…. Eso es material para otra charla.

Mientras te dejo un poema de Alfonsina Storni, que le hace muy bien a tu cuento, y que a lo mejor conoces.

Saludos!!



Tú me quieres blanca
(El dulce daño 1918)

Tú me quieres alba,
Me quieres de espumas,
Me quieres de nácar.
Que sea azucena
Sobre todas, casta.
De perfume tenue.
Corola cerrada.

Ni un rayo de luna
Filtrado me haya.
Ni una margarita
Se diga mi hermana.
Tú me quieres nívea,
Tú me quieres blanca,
Tú me quieres alba.

Tú que hubiste todas
Las copas a mano,
De frutos y mieles
Los labios morados.
Tú que en el banquete
Cubierto de pámpanos
Dejaste las carnes
Festejando a Baco.
Tú que en los jardines
Negros del Engaño
Vestido de rojo
Corriste al Estrago.

Tú que el esqueleto
Conservas intacto
No sé todavía
Por cuáles milagros,
Me pretendes blanca
(Dios te lo perdone),
Me pretendes casta
(Dios te lo perdone),
¡Me pretendes alba!

Huye hacia los bosques,
Vete a la montaña;
Límpiate la boca;
Vive en las cabañas;
Toca con las manos
La tierra mojada;
Alimenta el cuerpo
Con raíz amarga;
Bebe de las rocas;
Duerme sobre escarcha;
Renueva tejidos
Con salitre y agua;
Habla con los pájaros
Y lévate al alba.
Y cuando las carnes
Te sean tornadas,
Y cuando hayas puesto
En ellas el alma
Que por las alcobas
Se quedó enredada,
Entonces, buen hombre,
Preténdeme blanca,
Preténdeme nívea,
Preténdeme casta.

Lilyth dijo...

Aminuscula, gracias por las palabras, me dan muchos ánimos…
No había leído ese libro, pero seguro que será mi próxima compra jajajaj
Muchas gracias por el link

Utópico, wow! Una cadena!! Voy a ser famosa! Jajajaja … por cierto… quiero revisar esa traducción para darle el visto bueno …. Ujuajua…
Ya sabes que los cuentos de hadas son mi obsesión… a pesar de que “no todos los cuentos tendrán un final feliz”.
Cuando los proyectos no son comunes y los sueños de un lado se postergan, suele ser bajo mi perspectiva por que tenemos la tendencia a pensar que si una expectativa es menos espectacular que la otra no debe ser tomada en cuenta. Y como en cuestiones de Marketing los Magos están a años luz… venden mejor sus ideas y nosotras nos postergamos creyendo que le hacemos un favor a la humanidad.
El poema de Alfonsina me gusta mucho, me gusta también la versión de las mujeres creando que termina en “tu me tienes harta” jajajaj


Que tengan ambos, un buen finde!

juan pedro dijo...

Definitavemente este tema es una beta que tienes ahí siempre disponible, tal vez deberías pensar en iniciar una antología; "La verdad detrás de los cuentos de hadas".... jajaja.
Me gustan mucho las analogias y la forma en que los papeles se invierten.
Lindo texto! lo propongo para el puño

besos

Lilyth dijo...

jajajaja como los programas de E!... Behind the scenes? jajajajaj
estaría bien pa´que... pero tendría que escribir muchisimo más al respecto, puede ser un reto interesante.

Siiii que vaya al puño y letra!!! yupiiii

jiji
Gracias che, que tengas un buen finde

José Manuel dijo...

Tú si eres la soberana en el reino de Oz, y en el mío.
Gracias por hacernos reflexionar.
Besos

Lilyth dijo...

Jose Manuel… me sonrojas! Jajajaja
Besos

AlejandraGM dijo...

exquisito...
pistas para el camino!!!

llegué aquí por este enlace:
http://utopico99.blogspot.com/2007/12/mujer-ni-sumisa-ni-devota-te-quiero.html

y sé que este espacio también lo disfrutaré!
muchas gracias!

saludos!

http://alwari.wordpress.com/
http://gomezmonteroalejandra.spaces.live.com

Lilyth dijo...

Alejandra GM, gracias por pasar, espero tu regreso… y como me dejaste pistas pronto iré a visitarte. Saludos!!

AlejandraGM dijo...

hola hola!
gracias por dejar huella por mi espacio!

qué bueno, que tienes acceso al libro "Mujeres que corren con lobos",
yo lo tengo prestado, aunque no es mío, pero estará conmigo mucho rato!!
será de mucho provecho!

y espero irlo publicando poco a poco en http://alwari.wordpress.com


saludos!
alejandra!