viernes, 17 de abril de 2009

Desde Etiqueta negra

Leer Rayuela es descubrir personajes que de alguna manera viven dentro de nosotros, seamos el inconformista y soñador Horacio, la irrepetible Maga, el tranquilo y constante Traveler o simplemente la apacible Talita. Todos estamos desparramados entre las letras de Julio Cortázar y tal vez es por eso que la universalidad de su historia no muere con el paso del tiempo.

Me he encontrado sin embargo un artículo en la versión virtual de la revista Etiqueta Negra (publicada desde el Perú) y no he podido evitar el impulso de escribir un mensaje a la autora para que me permita colgar su articulo tal cual en este rincón de la red.


Nacen preguntas acerca del “momento” ese tiempo y lugar que nos llevan a crear algo y no se vuelven a repetir, pues imaginar al Horacio en las calles actuales de París… resulta un tanto imposible. Me pregunto si Cortazar hubiera tenido la genialidad de escribir la misma novela en las calles llenas de comida rápida y grandes almacenes.


Como estoy corta de tiempo, les dejo sin más comentarios personales el artículo escrito por Ana Laura Lissardy, espero lo disfruten.


Instrucciones para buscar un personaje de Cortázar en París y no encontrarlo

¿Por dónde andarás, Oliveira, en estos días de calor y olores rancios? Me pregunto si estarás fumando galoises debajo de un puente en París o si andarás contando los pesos en Buenos Aires. Ahora que lo pienso, a vos nunca te importaron los pesos. ¿O sí? ¿Cómo saberlo? Sos ese tipo de persona que no se traga las líneas que le quieren hacer recitar. Si fueras Adán, no morderías nunca la manzana. Pero, ¿cómo saber quién es Oliveira cuando Oliveira no es? Cuando estás solo y no sos escrito. Cuando no tenés siquiera tus palabras, tus noemas, tus no-pensamientos. Tal vez estás sentado en el cementerio de Montparnasse, fumándote un cigarrillo junto a la tumba de tu amigo Julio. Yo estuve ahí y no te encontré. No estabas tampoco en el Pont des Arts, y eso que te busqué. No estabas en la rue de Seine, ni en el Quai de Conti, ni en el boulevar de Sébastopol. Tampoco en la rue des Lombards (donde no estaba ni siquiera madame Léonie). Y lo más extraño es que no te encontré en la rue de la Huchette. Subía un fuego sordo, sí, de voces que quieren pero no pueden, de silencios incontenidos y vocales deformadas. Pero no había más. Y el más y el menos son simples mapas mentales, estrategias para… ¿Para qué era, Oliveira? Son muchas las preguntas que quisiera hacerte. Tal vez por eso, cuando ya había recorrido la rue de la Huchette varias veces, para arriba y para abajo (arriba y abajo que, como decís vos, son simples denominaciones, zanahorias que ya no engañan al burro; y agregaría: ni al perro, ni siquiera hubieran engañado a la oveja Dolly) un hombre me paró para preguntarme «Pourquoi es-tu tellement triste?». Y así, al improviso, me di vuelta pensando que eras vos. Porque no se puede lanzar una pregunta así a un desconocido si no se es un poco Oliveira. Si no se te conoce, al menos. O quizás se puede. En tu París sí que se podría. ¿A que sí? «Je cherche à une personne», j’ai dit avec mon pauvre français. «Alors, sorriut!». Sonreí sin ganas, porque no había nada de qué reír. Porque caminando por la París-Oliveira, buscando señales, símbolos, ranas o, cuanto menos, algún caracol, encontré calles de burgueses, turistas, fast foods e internet points. Encontré una París de final de comedia hollywoodiana. ¿Quién sabe cómo era entonces? ¿Cómo era esa París de los años sesenta? Esa París tan naïf, donde uno era la ciudad y la ciudad era uno mismo. Quién sabe si no eran tus anteojos (¿usabas anteojos, Oliveira? ¿Lentes, lentes usabas? Una de las tantas cosas que no sé y querría saber), si no eran tus gafas de miope o astigmático que te hacían ver esas callejuelas de cemento, turistas y «entre, entre, nous avons du bon vin», como las otras que supiste des-andar en busca de la Maga. A propósito, de la Maga ni sombra. La busqué incluso en la librería de la rue de Verneuil, donde iba a jugar con el gato. Pero no había gato, ni Maga, ni siquiera librería. Sólo un camión de basura y un nene cayéndose del monopatín, porque la calle estaba llena de tubos amarillos, bolsas de arena y dragones de plástico. Imagino que la librería donde la Maga pasaba sus tardes fue sustituida por algún restaurante vietnamita o indio, o un negocio de artículos para la casa, porque era lo único que se veía por ahí. Y el señor del gato, ése que sabía tanto de historiografía y libros, estará jubilado o empleado como cajero en alguno de esos supermercados «Proxy» de luces de neón y leche en oferta especial 3×2. Pero de la Maga, nada. Tampoco de vos.


Página dos

Página tres

8 Invisibles:

Alejandro González Romero dijo...

GROSSSA! increiblemente bueno lo que compartes Lilyth.
Alguna vez había leído algo que decía "en la rayuela, todos los personajes son Julio" y tal vez teneos también varios de esos Julios adentro (con otro nombre) pero identificados con "sus els" (se entiende?) jejeje.

Azael dijo...

Increíble, todos somos o buscamos ser para tener un poco de él

Marysol dijo...

Waooo...Recordar a Rayuela es un regalo, un paseo donde podemos quitarle a lo extraordinario el extra y añadírselo a lo ordinario. Sólo cortázar podía hacer eso.
Besos, querida amiga, y feliz finde...

Stanley Kowalski dijo...

Fantástica la reseña que pusiste de Cortázar, un genio, realmente.
Rayuela es un libro que habría que releerlo a diferentes edades.

Te agradezco mucho el comentario que me dejaste, hace tiempo que quería escribir sobre este tema, pero es tan terrible y además muy difícil de abordarlo.

BESOTES Y BUEN FINDE!!!

Fher dijo...

Honestamente no conosco la novela, por lo que dice el texto, es una de los años 60´s...? pues vere si la consigo y la leo, y luego sabre de que platican ...sorry

Salu2

BUENAS NOTICIAS dijo...

Me has hecho reflexionar. Y mola. Yo creo que los personajes de antaño no existen ya. Ni volverán a existir en el futuro. Eran hijos de su tiempo, de otro cielo y de otras nubes. Hoy los personajes son distintos. Seguramente peores, con menos profundidad. Con menos fuerza. Algo se perdió por el camino. Lástima.
Un beso.

supersalvajuan dijo...

Tengo Rayuela pendiente. Y, últimamente, mucha gente habla de ella.

Clip dijo...

Muy bueno el articulo !!
Aunque pienso en contraposion a tus ideas que si bien no se escribe lo mismo, los nuevos escenarios dan mucho juego para nuevas narraciones.

un beso !!