lunes, 28 de enero de 2008

El daño de terceros

Identificar a los chicos malos, los personajes contrarios al héroe, los desconocidos de quienes debes desconfiar es importante durante el desarrollo de tu personalidad, para protegerte de posibles daños que puedan causarte.

De niño, los “malos” están muy bien caracterizados y no tienen punto medio, los personajes de los dibujos animados son tan perversos que es muy difícil llegar a confundirse, el mundo de los adultos es supervisado por tus padres, así que confías a ojo cerrado si ellos dictaminan que Fulano o Sutana son malas personas. En el colegio e incluso en el jardín de infantes, catalogas como malos a todos los niños y niñas que, por alguna extraña razón, no son de tu agrado.

Ya en la adolescencia, el grupo de los malvados están formados por todas las personas que no son parte del tuyo. Y los integrantes pueden variar de acuerdo a tu estado de ánimo. Si tus padres no te entienden (regla casi común) serán viles, si tu amiga cortó con su novio, él será perverso. Si una amiga te traiciona, se convertirá para siempre en tu antagonista y juraras venganza hasta la próxima reunión en que se pidan disculpas y lloren abrazadas haciendo nuevas promesas de reconciliación.

Pero los años pasan y ya no resulta tan sencillo encasillar a los maléficos y los errores de percepción se pagan caros… y con todo el dolor del corazón descubres que tus seres queridos pueden llegar a ser más certeros en el arte de hacerte daño… por que a los desconocidos no les darías la oportunidad.

5 Invisibles:

santiago dijo...

Tenés toda la boca llena de razón, al principio es tan fácil, el impetú de la juventud nos lleva a ver la vida de una manera tan especial, pero luego, los años, el tiempo y la experiencia nos hacen huir de los estereotipos y todo se fluidifica, la ambibalencia se vuelve constante.

Pero así somos los seres humanos, ambiguos, inesperables, inesperados.

utópico dijo...

Pues no se… es cierto en cierto modo, pero no creo estar de acuerdo con eso, no creo en que haya gente mala, esa me parece una visión muy simplificada de la realidad, y bueno, si de niños nos enseñan a ver el mundo así, es quizás porque de un modo u otro, la sociedad espera que podamos generar ese tipo de diferenciaciones, cuando todo es mucho más complicado.
Lo que no quiere decir que no haya gente que te haga daño, porque sí hay gente que te hace daño y mientras más acceso le hayas dado a esa persona a tú vida, mientras más puertas y ventanas le hayas abierto a conocerte completa, pues es más fácil que te haga daño, porque si no tiene éxito de una forma, hallará otra, y sabrá con exactitud qué es lo que más te duele. Qué palabra es la que con certeza te mandaría a refugiarte en tu almohada y desparramarte entera en una tormenta de lágrimas. Y lo peor es que sabe, en que momento exactamente cruza la línea de no retorno, en la que se auto expulsa de tu vida, causándote dolor primero, por la inmensa decepción, y dolor después por lo gil que fuiste.
Pero también hay gente que te hace daño sin darse cuenta… que pensando que está haciendo lo mejor para ti, actúa de una forma egoísta, e inconscientemente…. te hiere. A mí me paso… suficientes veces… para no volver a caer en lo mismo. Cómo bien mencionas… a los extraños no les abrimos las puertas. Ahora la paradoja, está en el mundo globalizado… ¿es un tipo viviendo a miles de kilómetros un extraño? O es este, más o menos extraño que las personas que van en el mismo bus que vos, todos los días. ¿Complicado, no?
saludos!

Lilyth dijo...

MI manera de pensar respecto a la maldad del mundo ha cambiado después de ver Crash y leer un libro de estos que parecen de autoayuda y terminan sorprendiéndote, cuando recuerde el título pues lo pondré ;)
A lo que me iba es que mientras más joven eres tu concepto de maldad (o ser que puede hacerte daño) es simple y extremo, los malos son malos y los buenos buenos. Pero a medida que pasa el tiempo comprendes que a pesar de que existe maldad en el mundo y que un par de personas se merecen los títulos que aluden a su precedencia y sobre todo a su madre, el resto de los mortales no somos de naturaleza malvada, pero si llegamos a tener desencuentros, objetivos contrarios o simplemente desconocimiento del otro (me gusta este concepto debo leer un poco mas sobre él) y para que dar mas vueltas, prefiero remitirme a la película que creo que ejemplifica mejor lo que pienso.
El mundo de los extraños se va complicando cada vez más con los medios de comunicación, porque el extraño a miles de kilómetros que no ha tenido contacto conmigo sigue siendo un extraño, pero aquel que se comunica por la red deja de serlo en cierto modo. En realidad lo que creo es que tendemos a estereotipar al malo, para protegernos, sin embargo por lo complicado del asunto es muy difícil asegurar que del otro lado de la red no se encuentra un maniático o que cualquier mañana uno de tus compañeros de clase con el que has compartido mas de 6 horas diarias decida vaciarte una carga de plomo… Ejemplos extremos pero lastimosamente válidos.

utópico dijo...

Deberías dar más ejemplos, porque no ví la película.
Yo creo que no sólo es cuestión de que tendemos a estereotipar, aunque si existe eso, debido a que estamos acostumbrados desde chicos a que nos creen la idea de un ‘otro,’ que puede ser o bien, ‘el malo,’ o el rico si eres pobre, o el pobre si eres rico, o el negro si eres blanco, o el blanco si eres negro, y así sucesivamente, con una inmensidad de otros, pero que algunos obviamente son mas temibles que el resto. Creo que el sistema social, ve conveniente simplificar las cosas a los buenos y los malos, así los que somos ‘nosotros’ siempre nos adjudicaremos el papel, de los buenos, y claro, siempre habrá ‘los malos,’ que puede ser cualquier otro, dependiendo de la época. Aquí en US hubo un vacío de ‘él otro’’ después de la caída del muro, pero todo quedo solucionado con el nuevo ‘musulmán’ imaginado, e internamente se lo va haciendo con los emigrantes hispanos. En España… lo mismo.
Todo este tipo de actitudes, que parecen complicadas, y que pareciera se salen del camino que nos estás trazando, realmente apuntan a lo que vos dices. Porque creo que de un modo u otro nos ayudan a ver, como creamos tales estereotipos, y si sabemos como lo hacemos, podemos discriminar entre niveles de real miedo, y niveles de manipulación a los que estamos siendo sometidos todos los días, por medio de los medios de comunicación y otros tipos de agentes, que comparten nuestra ‘nostrosidad’ y están diametralmente opuesta a la ‘otredad.’
Más todavía con el como se ha construido el sistema económico en el siglo 20, y como se ha reconstruido la sociedad. Muchos argumentan, que el ser humano es egoísta por naturaleza, y sí lo es, lo acepto. Pero no es sólo egoísta, a veces es altruista, a veces es tierno, a veces es otras mil cosas, el egoísmo es sólo una de sus características-cualidades-defectos. Pero el sistema económico establecido, se empeña en sobremanera, en resaltar ese egoísmo, empujándote a pensar en ti y solamente en ti. Cosa que no era real, hace tan sólo 200 años. Ese sentimiento egoísta, tiene repercusiones en las diferentes psicologías, de diferentes seres humanos. Algunos tienden a sentirse solos, abandonados, desolados, odiados, marginados, y bueno se aíslan de manera desesperante. ¿Como es posible que haya tanta gente con depresión hoy en día? Es realmente porque viene incluida con la modernidad, o es porque la modernidad se empeña en que nos aislemos los unos de los otros, mediante teles, computadoras, ipods, Internet, y miles de otros inventos que sólo se enfocan en vos como unidad y no generan actividades que fomenten la fraternidad y el compartir. Antes, la gente cuando se sentía mal, hablaba con su familia, amigos, su mamá, su lo que sea, ahora tienen que ir al psicoanalista, ¿hasta ese punto de aislamiento hemos llegado? En el que tu propia familia ya no representa lo que antes éstas representaban. Sin embargo, no creo que todo este perdido, en su infatigable búsqueda por la idea de ‘comunidad’ y su deseo por fraternizar, el ser humano halla formas de hacerlo. El Internet no fue inventado para que vos y yo nos comuniquemos, nosotros abrimos ese camino, por una necesidad de comunicarte con alguien, por que sentía (al menos yo) que tenía cosas que decir, pero que al mismo tiempo era más difícil crear una comunidad donde compartir tales cosas, y mientras más desarrollado el país, mas jodido el aislamiento.
Tal aislamiento, producto de ese proceso de simplificarlo todo a vos como el UNO, sólo genera más OTROS, y más miedo, por todo lo que hay afuera.
Pues… más o menos, así creo que funciona la cosa… se que salte como pollo, por un lado y otro… pero espera se entienda un poco, a lo que me refiero. Es un tema muy profundo el que tocas.
Y que lindo que te interese la Teoría del Otro, hay muchos investigadores que se han especializado en eso.
Saludos!!

Pacho dijo...

Simplemente estoy seguro que diste en el clavo, podría ser por una cuestión perosnal. Puede que con el tiempo también aprendamos a jsutificar la "maldad" de la gente a nuestor alrededor (es por nuestro bien) y eso sólo nos hace mas fuertes y no así mas sabios porque no sabemos darnos cuenta que en realidad hay gente malvada (o descuidada pero que hace mal) por ahi. Saludos desde aqui.