jueves, 6 de diciembre de 2007

La edad de los amigos

Determinar la edad propia y la de los amigos solamente por los años cumplidos resulta muchas veces un tanto injusto y porque no decir, deprimente, los años pasan tan rápido que por lo general no estamos de acuerdo con los años que tenemos. Cuando tenemos muy pocos queremos crecer rápido y a partir del momento en que crecemos queremos detener el tiempo. Ante este razonamiento, planteo una nueva manera de calcular la edad, una relacionada al esquema de diversión a la que podemos acceder, la diversión es una actividad que nos marca la vida.


Empezamos con la edad pasadizo, graderías o calles abandonadas. No tienes un centavo en los bolsillos pero a cambio cuentas todavía con una salud de hierro que te permite mezclar licores que a partir de cierta edad no volverás a tomar.


En esta edad lo compartes todo, los centavos, los puchos, los vasos, los prendes… como todos tus amigos (incluyéndote) viven en casa de sus padres, nadie cuenta con un lugar decente donde se pueda reunir la tropa. Sin embargo siempre existe un grupo más suertudo que cuenta entre sus filas al hijo de gajo que tiene a sus padres fuera hasta las 6 de la tarde. Caso que terminará pronto, cuando los padres empiezan a descubrir los estragos de una borrachera casi infantil.


La edad fisiológica de esta etapa es variable, pero la mayoría la cumple concienzudamente hasta salir de colegio. Aquellos afortunados (piensan los que todavía pasan sus tardes en plazuelas cada vez mas concurridas) saldrán de casa para empezar la universidad, así que pertenecen al grupo privilegiado con hueco propio, donde puede meter a 15 o 20 amigos siempre y cuando la dueña de casa no los vea.


Es una etapa de transición, no ha cambiado tu situación económica, compartes algunas cosas, y otras… con menos entusiasmo. Y aunque habrán fines de semana donde la fortuna sea buena y las monedas te permitan probar aquellos nombres que solo has escuchado en la televisión, mayormente te espera el bien conocido y cada vez menos querido trago a granel.


Pasas a la etapa siguiente, el día que tienes dinero suficiente para una chupa un poco menos que mortal, entrada para la discoteca y taxi de vuelta. Esta es una clara señal de que has madurado (en especial si logras guardar el dinero para el taxi de vuelta evitando convertir la chupa en mortal… esta bien dejémoslo en guardar el dinero para el taxi) y vas creciendo un poco más cuando el dinero te alcanza para tragos mas sofisticados e incluso botellas enteras en un bar (entre 5 o 6 amigos).


La edad del ocaso es la edad karaoke, la discoteca te parece muy llena de fetos, la música ya no te suena familiar y aunque puedes invitarle a un trago a cada mina linda que veas, te preocupa cometer estupro… o que sea amiguita de un sobrino o familiar.


Y la última de todas es aquella en la que solo compras una botella de colección para la reunión con todos tus compatriotas (pueden variar desde las botellas de colección de tragos nacionales, a ediciones especiales de internacionales) y se quedan en casa recordando batallas perdidas y después de dos o tres copas llaman a casa a sus esposas, maridos… o peor aun… a sus hijos para que vayan por ellos, porque a esta edad ya no importa que tengas casa propia o puedas firmar un cheque con mas de 5 ceros sin que sea rebotado… a esta edad darías todo lo que tienes por volver a las gradas de la calle Grau, al bar el cuchillo, a las calles de Yotala a compartir los puchos, las ñatas y resolver la vida con un “no te rayes y chupate seco”.

5 Invisibles:

Utópico dijo...

Que chistoso. Me hiciste recordar mis tiempos de Ron Pampeño, que era más alcohol de lata con te que ron, lo probé con mis amigos la ultima vez que estuve en Bolivia, y casi vomitamos en coro, la verdad es un asco (y pensar que eso no era lo peor que podíamos haber tomado, hasta era caro). Recuerdo cuando estaba en San Simón, una vez compramos agua carbonada (agua con soda?) y mezclamos con botellas de Chapaco, no se como no, nos quedamos ciegos. Era agua con alcohol, y muchas botellas, pero una memorable entrada universitaria, y encima con prende al final, jajaja…
Y recuerdo también mis días de chichero en la UTCH (Universidad de Tomadores de Chicha), un localcito a la vuelta de la universidad, donde tomábamos garapiña por balde.
En fin… nostálgico che….
Desafortunadamente no me falta mucho tiempo para entrar en la edad ocaso…. Aunque todavía me siento cómodo en la edad anterior a esa. Y todavía le puedo dar unos años de fiebre clubera, discotequera, pubera, y las canciones todavía las conozco, aunque prefiero los ahora clásicos ‘fabulosos cadillacs.’
Cuando fui el otro día a una discoteca con unas chiquillas de mi universidad, me presentaron a gente que nació en 1989 o 1990, me quede súper incomodo. Imagínate.
Definitivamente ya no soy el chiquilin de antaño…. jajaja…
Pero me siento cómodo con mi edad, plena libertad y juventud. Y así será por lo menos 5 años más, o al menos eso espero, unite a la joda!! Lo de la edad, es psicológico.

Ten un dia maravilloso!!!

PD. no sabes como me gusta eso de arriba, lo de las mujeres invisibles, que cosa mas linda!!

PD2. te deje respuestas en tus comentarios en mi blog.

Xuffo dijo...

Bueno, comparto con mi predecesor, pero aunque creo que tomaba como albañil en mi epoca de estudiante (tb pase por la UTCH), y con tragos baratos e infames, no niego que tenia mucha mas libertad, con restricciones y todo, pero con una libertad muy comoda, ya que venia acompañada sin obligaciones.

Ahora tengo una libertad comoda, donde puedo salir cuando quiero, tomar lo que quiero, generalmente fernet, e ir con quien quiero. Claro que el salir con changitas o changitos, ya no me es muy placentero, por varias razones que van por la educación y la diferencia de comportamiento, producto de la diferencia de edad.

Pero bueno, creo que manteniendo un buen estado fisico, esta etapa la puedes alargar hasta donde quieras ;)

Lilyth dijo...

Mis años bien vividos, bien bebidos nadie me los quita jajajaj
Yo paso de la edad dicotequera a la del karaoke según mi humor, a veces tengo ganas de bailar como un trompo hasta el amanecer pero les he perdido la paciencia a los nenes... y como se que en un karaoke no voy a encontrarme con ningún menor de edad... jajaja
Pasé unos años universitarios en cocha (inrecordables jijiji), con unos amigos de sociología íbamos a una chichería llamada El negro, o por lo menos así se referían a ella. Tomábamos impulso la españa, calentábamos motores en la guadalupana para rematar en pimienta jajaja que años mozos, pensar que el espíritu me alcanzaba para salir desde el jueves al sábado? uff ahora necesito todo el fin de semana para recuperarme jajaja
Utópico, gracias por el comentario de las mujeres invisibles, tiene cuento y todo jajaja

Faltan cuatro días!! por mi me quedaría dormida hasta que sea miércoles... (perdón que mi monotema sea mi viaje)

Utópico dijo...

jajaja. oye yo tambien pase muchisimos fines de semana entre la españa y el prado... de los cafes los cerebros, el griego, casablanca. mi favorito siempre fue casablanca para las noches mas melancolicas y de charla, con unas amiguitas muy queridas.
y los findes igual, a la guadalupana, y pimienta, aunque fue una pena que la guafa se cerro... :( despues vinieron mis tiempos de la bifurcada y otros boliches por ahi en la españa y algunos en la pando....
pucha che, me llevaste a mis años de super joda, no me acuerdo que hacia de dia... jejeje

Utópico dijo...

me equivoque.... mi favorito cafe era fragmentos... no que realmente importe...