sábado, 27 de octubre de 2007

El síndrome de Ulises o del inmigrante triste (Culture shock)

Es un proceso psicológico por el que atraviesan aquellas personas que por diferentes motivos ingresan en un ambiente cultural diferente al propio, se lo estudia por lo general en expatriados y/o inmigrantes, aunque se trata de un esquema general, el identificar los principales puntos de transición puede ser de gran ayuda para la integración de estas personas. Es un proceso algo controlable y bastante universal con efectos psicológicos y a veces físicos. Sin embargo no se trata de una receta o una serie de etapas en orden específico y obligatorio.

Cuando ingresas a un sistema cultural diferente al tuyo sufres un Shock (utilizando una traducción de conmoción o sobresalto y no choque). Porque todo es diferente, la casa el trabajo, la comida, los amigos y esto desorienta mucho. No siempre sabes como comportarte y tampoco estás seguro de si el resto sigue las reglas o si intentan aprovecharse de ellas. Empieza un proceso en el que cada quien se cuestiona la corrección y sobretodo la universalidad de sus propios valores y esto causa estrés, pero se debe tener en cuenta que las consecuencias de esta “desorientación emocional” dependen de la capacidad de adaptación de cada persona.

La primera etapa se denomina “la luna de miel” porque frecuentemente se siente una euforia y jubilo por el nuevo lugar, seguido de una bajada rápida hacia la irraitabilidad o incluso hostilidad al empezar a sufrir las dificultades y notar las diferencias de valores y defender los propios (culture shock). Las siguientes etapas son el ajuste, adaptación, hasta llegar a la biculturalidad e integración.

Al regresar al lugar de origen, a menudo se sufre el reverse culture shock. Como te habías adaptado a la nueva cultura y quizás pasado por una transformación personal, regresar a la antigua vida es complicado. No sentirse completamente cómodo “en casa” puede desorientar aún más, y la gente alrededor puede ser aún menos comprensiva con alguien que se queja de casa y añora otro lugar, es necesario un nuevo ajuste hasta adaptarte nuevamente al punto de partida.

3 Invisibles:

Hada del tejado dijo...

Que interesante tu post, yo he sufrido del síndrome varias veces y la verdad es que hasta ahora no se muy bien a donde es que pertenezco. Actualmente sufro de depresión y creo que se debe a lo mismo. Es difícil adaptarse readaptarse y desadaptarte para volverte a adaptar y antes que termines de adaptarte tenes que adaptarte a algo nuevo. Y bueno no es imposible pero sí es muy difícil. Sobre todo cuando hay personas que no te comprenden o no quieren hacerlo. Bueno esto me enseña también a ser mucho más tolerante con los demás porque si cambias de un lugar físico también podes cambiar de una situación de vida y tal vez afecta más.
Lindo tema, gracias por compartirlo.

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

...Y al final llevas a todos los lugares donde viviste en tu corazón pero terminas por sentirte de ninguna parte.

Un abrazote.

Lilyth cosmoBolita dijo...

Hada del tejado, puedo recomendarte un libro que lastimosamente solo existe la versión en ingles y aborda el tema desde el punto de vista de los expatriados, pero aun así es muy interesante. Se llama “Breaking through the culture shock” de Elizabet Marx. La bibliografía en castellano es un poco escasa, pero te mando un link http://edweb.sdsu.edu/people/CGuanipa/choque.htm que tiene algo del tema.

Capsulinga, lo importante es llegar ser de todos lados.LLevar contigo las cosas positivas y decir solo "hasta pronto" que no sabes las sorpresas que te tiene el destino.